El origen de la FED

El ORIGEN DE LA RESERVA FEDERAL

LA REUNIÓN SECRETA DE JEKYLL

La historia de la Reserva Federal. En noviembre de 1910, una reunión secreta en la Isla de Jekyll sirvió de preludio en la creación del acta de la Reserva Federal de 1913. ¿Quién está detrás de su creación y quién la controla?

La reunión secreta de Jekyll

Edward Griffin ha dedicado gran parte de su vida a desentrañar los misterios que rodean la creación de la Reserva Federal. En noviembre de 1910, una reunión secreta en la Isla de Jekyll, Georgia, marcó un punto de inflexión en la economía y sirvió como preludio para la aprobación del Acta de la Reserva Federal en diciembre de 1913, durante la presidencia de Woodrow Wilson.

A lo largo del año, hemos seguido de cerca los movimientos de la Reserva Federal, una entidad que, a pesar de no ser una empresa, independiente del gobierno y no auditada, ejerce un poder significativo sobre la economía mundial. Pero, ¿quién realmente está detrás de su creación y control?

Los intentos de un Banco Central

En Estados Unidos siempre ha habido escepticismo sobre la creación de un Banco Central. A pesar de la oposición de figuras como Thomas Jefferson, el primer Banco Central fue establecido en 1791 durante la presidencia de George Washington, aunque solo duró 20 años. Sin embargo, fue el pánico financiero de 1907 lo que catalizó la necesidad de una solución más duradera.

Crisis Bancaria de 1907

La crisis bancaria de 1907

En 1907, un pánico financiero se apoderó de Wall Street, marcando un momento crítico que requería una solución urgente. La «KnickerBocker Trust Company» se declaró en quiebra, desencadenando una corrida bancaria con la gente retirando su dinero. Wall Street experimentó una caída del 50%, generando una necesidad apremiante de encontrar una solución.

J.P. Morgan asumió el papel de gestionar la crisis y convocó a los banqueros más prominentes del país en su mansión en Nueva York. Ante la pregunta de cómo salvar a la banca, propuso la creación de un fondo común para rescatar a los bancos en quiebra, mediante la provisión de préstamos de emergencia. Varios bancos importantes contribuyeron con sumas significativas, y el Tesoro entregó 35 millones de dólares para depositar en los bancos.

Aunque el Tesoro desempeñó un papel crucial, J.P. Morgan se llevó el mérito al actuar como el «Banco Central» de facto, ganando toda la popularidad en ese momento crítico. Este episodio subrayó la necesidad de un prestamista de último recurso y sentó las bases para las discusiones que llevaron a la creación de la Reserva Federal.

Caricatura de JPMorgan y el gobierno de EEUU

El plan Aldrich

El Senador Aldrich, una figura republicana y cercano al mundo industrial, jugó un papel crucial en la gestación de la Reserva Federal. Ante la necesidad de abordar las crisis financieras y reformar el sistema bancario, Aldrich creó la Comisión Nacional Monetaria en 1908. En busca de soluciones, viajó a Europa para estudiar cómo otros países manejaban situaciones similares.

Durante su viaje, Aldrich se encontró con la idea de los bancos centrales como prestamistas de último recurso. La influencia de Paul Warburg, un financiero alemán con conocimientos del sistema monetario europeo, también fue fundamental.

El Senador Aldrich, consciente de la falta de popularidad de los banqueros en esa época, enfrentó un dilema. La solución llegó en forma de una reunión secreta que tuvo lugar en noviembre de 1910 en la Isla de Jekyll.

Para mantener la discreción, los participantes, que representaban aproximadamente una cuarta parte de la riqueza mundial, viajaron de incógnito en el vagón privado del Senador Aldrich. La reunión se llevó a cabo en el club de Jekyll Island, propiedad de J.P. Morgan y con la participación de otros influyentes, como representantes de la familia Rockefeller.

Durante estos días secretos, los banqueros no solo disfrutaron de actividades como la caza de patos para despistar a curiosos, sino que también idearon el prototipo de lo que eventualmente se convertiría en la Reserva Federal. La reunión resultó en el «Aldrich Plan«, que proponía que 15 asociaciones bancarias formaran un banco central para garantizar la estabilidad económica y financiera.

Reunión secreta en la Isla de Jekyll

El acta de la Reserva Federal

En diciembre de 1913, el presidente Woodrow Wilson firmó el Acta de la Reserva Federal, reformando el Plan Aldrich para presentarlo como una iniciativa gubernamental.

Aunque la Reserva Federal tiene el respaldo del Congreso, sus acciones y decisiones no están sujetas a auditoría. El nacimiento de la Reserva Federal, gestado en una reunión secreta, otorga a esta entidad el poder de controlar la oferta de dinero y afectar la economía. Aunque creada por el Congreso, la falta de auditoría plantea preguntas sobre quién realmente toma las decisiones. En tiempos actuales, donde la Fed lucha contra la inflación y el gobierno se endeuda, la pregunta persiste: ¿quién prevalecerá, el poder fiscal o el monetario? ¿Son las decisiones del Congreso mejores que las de un sindicato de banqueros nacido en el secreto de Jekyll Island?

Accede a Domina la Bolsa®

Domina la Bolsa®

Accede ahora por 499,00€
(IVA Incluido)

Domina la Bolsa

Cómo se crea el Dinero


CÓMO SE CREA EL DINERO

EL MITO DEL EFECTO MULTIPLICADOR

Cómo se crea el dinero

Lo que nunca te contaron sobre cómo los bancos comerciales crean dinero. El mito del «efecto multiplicador» y el papel de los bancos comerciales en la oferta monetaria.

El mito del «efecto multiplicador» bancario

En los últimos años, se ha hablado mucho de la impresora del dinero, de como los Bancos Centrales imprimen papelitos y que esa es la principal causa de inflación y de pérdida del poder adquisitivo. 

Se ha hablado también de las reservas bancarias y de la liquidez y de cómo estas afectan a los mercados. Pero, te has preguntado alguna vez ¿cómo realmente se crea el dinero?

 

Funcionamiento del Efecto Multiplicador

Si has estudiado finanzas o economía en la universidad, posiblemente te hayan enseñado la falsa teoría del «efecto Multiplicador». Esta teoría explica que el dinero se crea por el efecto multiplicador de los bancos. Por ejemplo, Pepe va al banco y deposita 100 $ en efectivo. El banco guarda una cantidad en reservas (el coeficiente de reservas o caja %), por ejemplo, 10%, y presta los otros 90 $ a Jose. Ahora José usa esos 90 $ para comprarle una casa a Alberto.  El banco de Alberto recibe ese depósito de 90 $, guarda un 10% en reservas y vuelve a prestar 81 $. Así hasta que el proceso crea una cantidad de dinero inversa al coeficiente de reservas.  De un depósito de 10 $ se han creado 1000 $.

Este mecanismo muestra que los bancos necesitan un depósito previo para poder multiplicarlo. Y eso es mentira. Los bancos comerciales NO necesitan depósitos para crear dinero. Al revés, el depósito se crea por la creación de un nuevo préstamo. Los bancos comerciales pueden crear dinero de la nada. 

Cómo los bancos crean dinero

Existen 3 teorías importantes sobre la banca:

  • La teoría de intermediación financiera

Esta sostiene que los bancos son simplemente intermediarios financieros. Recolectan depósitos, hacen su análisis y prestan el dinero. Esta teoría dice que el dinero viene de los depósitos. 

  • La teoría del efecto multiplicador

Muy popular de 1930 a 1960. Aunque cada banco sea un intermediario, algo ocurre en el sistema bancario a medida que estos interactúan y entonces el dinero es creado. Hablan del efecto multiplicador del dinero. Esta teoría dice que el dinero viene de los excesos de reservas de la banca central.

  • La teoría de crédito

Los bancos no son intermediarios financieros, los bancos crean dinero de la nada. Era la teoría dominante hasta 1920. Esta teoría sostiene que el dinero no viene de ningún sitio. Los bancos simplemente crean préstamos y por ende dinero. No hace falta que haya un depósito previo para realizar un préstamo. Al revés se realiza el préstamo y por ello se crea el depósito. Esta es la teoría en la que nos centraremos.

En 2014, el Banco de Inglaterra publicó su artículo: “Money creation in the Modern Economy” dónde explica que a diferencia de lo que nos han contado siempre, la realidad es que los bancos comerciales son los responsables de crear el dinero.

 

Balance banco comercial antes y después de crear dinero – Money creation in the Modern Economy

Dentro del balance de la banca comercial encontramos lo siguiente:

  • Los activos: Dónde encontramos divisas (dinero en efectivo) y reservas (que es el dinero interbancario).
  • Los pasivos: Dónde vemos los depósitos bancarios (estos son un “IOU” o deuda que tiene el banco con sus clientes), el banco debe el dinero depositado a sus clientes y, por tanto, es un activo del cliente y una deuda del banco. 

Los bancos comerciales crean depósitos cada vez que realizan un préstamo. Podemos, por tanto, afirmar que la creación de nuevos préstamos por la banca comercial es necesaria para aumentar la oferta de dinero.

La pregunta que te habrás hecho ahora mismo es: ¿Los bancos pueden imprimir todo el dinero que quieran? No realmente. 

Los bancos son entidades que también buscan maximizar su retorno y retornar valor a sus accionistas dentro de la regulación que deben cumplir. Es por ello que los bancos también tienen en cuenta ciertos criterios a la hora de prestar: 

  • La calidad crediticia de los prestatarios

  • Lo atractivo que sea el tipo de interés

  • El capital requerido en balance (por regulaciones)

Cómo los Bancos Centrales crean reservas bancarias

Hemos visto antes que los bancos comerciales tienen en sus activos: dinero en efectivo y reservas. Estos dos componen lo que se conoce como base monetaria, y ambos, son un pasivo del Banco Central.

Las reservas, equivalentes al dinero interbancario, se guardan en el Banco Central, actuando como un banco propio para los bancos comerciales. Estas reservas solo pueden intercambiarse directamente entre bancos y no salen a la economía real.

Lo que sí puede hacer el Banco Central es influir en la creación de crédito en el sistema al establecer tasas de interés sobre las reservas. Aumentar los tipos de interés busca desalentar la concesión de préstamos, incentivando a los bancos comerciales a mantener su dinero en reservas en lugar de prestarlo, lo que impacta en la actividad económica.

 

Balance banco Central antes y después de crear reservas – Money creation in the Modern Economy

El Banco Central también puede crear reservas de la nada mediante la política conocida como «Quantitative Easing» (QE). Compra activos, como bonos del estado o hipotecas, y paga por ellos creando reservas bancarias. Aunque este proceso no se traduce directamente en un aumento de los préstamos a la economía real, sí afecta a los activos financieros. Por ejemplo, cuando el Banco Central compra bonos a entidades como fondos de pensiones, los bonos se intercambian por depósitos, que pueden utilizarse para adquirir otros activos financieros, aumentando la exposición a activos financieros de mayor riesgo.

¿Quién «imprime» el dinero?

Los Bancos Centrales pueden expandir la base monetaria: reservas bancarias que normalmente se quedan en el sistema interbancario. Pero el dinero que afecta a la economía real y por último a las familias, lo crean los bancos comerciales: esto es lo que conocemos como Oferta monetaria.

Cuanta más oferta monetaria, más probabilidades de que la economía se caliente. Y si esta oferta monetaria crece por encima de la oferta de bienes y servicios, puede producir inflación. 

Pero existe otra figura que también puede crear dinero de la nada. Y eso son los gobiernos, cuando generan déficit, ese déficit se paga con deuda. Y esa deuda, genera una nueva creación de dinero.

Ahora ya entiendes por qué los gobiernos y la banca comercial debe seguir su ciclo de endeudamiento para mantener a flote la economía. Es, de hecho, en un escenario de recesión, dónde las deudas se pagan (o impagan) y entonces la oferta monetaria se destruye. 

En este vídeo te lo contamos todo en detalle y te explicamos el impacto que tiene la creación de dinero en los mercados y las bolsas:

Accede a Domina la Bolsa®

Domina la Bolsa®

Accede ahora por 499,00€
(IVA Incluido)

Domina la Bolsa